24 ago. 2012

Disfrutando con un Té Chai

En esta tarde de verano tan calurosa, me dispongo a hidratarme con uno de mis blends favoritos, el Té Chai o lo que es lo mismo, una mezcla de té negro con especias.

Aunque tratándose de un té cálido por la combinación de especias, las más habituales (canela, cardamomo, clavo, jengibre, pimienta, anís), resulta una bebida muy reconfortante, digestiva y exquisita.
Es un buén té para tomarlo frío o incluso con mucho hielo, sin perder de esta manera la esencia y sabor que lo caracterizan.

Como lo he preparado es sencillo y de la manera que a mí más me gusta, ya que existen otras formas de hacer té frío que ya explicaré en otro artículo.

Con el hervidor que siempre me acompaña, que incorpora control de temperatura, es fácil y rápido.

Para 1,8 litros de agua mineral, a 95 grados C de temperatura, he añadido 9 medidas (2 gramos) del té Indian Market que compré en la tienda Tealosophy de Inés Bertón. Un mix con base de té negro Assam con canela, cardamomo, jengibre y pimienta. Lo he dejado en infusión durante 4 minutos y, posteriormente, lo he vertido colando las hebras sobre una jarra de casi 2 litros.
Para beberlo inmediatamente he añadido a mi vaso unos 4 o 5 hielos, el resto descansa en el frigorífico para seguir degustándolo en otro momento o incluso mañana.

La infusión resultante es de color cobrizo con mucho brillo, señal de buena calidad. Es un té con mucho cuerpo y de sabor intenso duradero y muy aromático, algo astringente, con clara presencia de las especias, destacando la canela y cardamomo. 

Para acompañarlo me he animado a hacerlo con un maravilloso brownie que ha cocinado esta tarde una gran amiga. Delicia total para los sentidos. ¡Un maridaje perfecto!


La temida cafeína del Té

Observo que entre los Tea Lovers y los no tanto hay un cierto temor a consumir demasiada cantidad de té por el hecho de que éste contiene teína.

Comparto esta información por si pudiese aclararos algo al respecto y sobre todo para tranquilizar a los que tengáis recelo a consumirlo más a menudo por este motivo.

Estudios realizados han demostrado que la teína del té tiene la misma composición química que la cafeína, por lo que hablar de teína o cafeína, es lo mismo.
El té es una de las muchas bebidas que como otras procedentes de distintas plantas contienen cafeína, veáse el caso de las semillas del cacao, las del árbol de cola, el mate, las semillas de guaraná...
Este alcaloide, así como la teofilina y la teobromina en menor proporción, representan aproximádamente entre un 3-5% del peso total de la hoja de té seco, y tienen un papel decisivo para el gusto del té, también hacen su función en nuestro organismo y con un consumo moderado aporta efectos beneficiosos para la salud.

La cafeína del té es un estimulante que actúa sobre el sistema nervioso central. Despeja la mente, mejora la concentración, aumenta la energía, levanta el ánimo, sin provocar nerviosismo e insomnio.
También se ha demostrado que "entre sus efectos físicos figura una estimulación de los jugos gástricos, los riñones y del metabolismo en general que podrían ayudar a eliminar toxinas. También tiene efectos estimulantes sobre el músculo cardíaco, y sobre todo el sistema respiratorio aportando mayor oxígeno al cerebro, lo cual se traduce en un mayor estado de alerta, en una reducción de los tiempos de reacción y en un mayor rendimiento muscular".

Por otra parte, si es cierto que un consumo excesivo de cafeína puede producir otros síntomas no deseados como dolor de cabeza, ansiedad, insomnio, irritabilidad o que personas poco acostumbradas a ella noten un aumento de su presión sanguínea, variando mucho estos síntomas de una persona a otra. Los médicos recomiendan no superar en 200 miligramos diarios el consumo de cafeína.

Una de las muchas cosas buenas que nos ofrece el té, es que existen distintas variedades que contienen en mayor o menor cantidad este estimulante y que está en nosotros elegir tomar uno u otro (té blanco, té verde, Oolong, Te negro, Pu-Erh), si por cualquier motivo se nos recomienda ingerir pequeñas dosis de cafeína.

Os dejaré un truco casero para reducir notablemente la cantidad de cafeína de vuestro té: 
1. Realizar la infusión como habitualmente, es decir, elegir vuestra variedad de té y regar las hebras con el agua a la temperatura indicada para ese té.
2. Dejar en infusión alrededor de 40seg. y desechar esa primera infusión.
3. Volver a realizar el punto 1.

Ahora podréis beber, saborear y disfrutar vuestro té habiendo reducido en un alto porcentaje la temida cafeína.






22 ago. 2012

De Tés en BCN

Me encuentro pasando unos días de vacaciones en la costa, cerca de Barcelona. Hacía tiempo que quería recorrer las calles de la Ciudad Condal para ir en busca de dos tiendas especializadas en té de excelente calidad y alta gama.
A pesar del calor que emanaba del asfalto y la humedad del ambiente, me fundí entre el atractivo gentío multicultural y, ayer, pude cumplir mi deseo.




La primera parada la hice en Sans&Sans Fine Tea de la calle Argentería. Una tienda relativamente pequeña pero con un estilo moderno y vanguardista insuperable. Todo encaminado a generar un ambiente tranquilo. La carta de tés es amplísima, casi se pueden contar 350 referencias, ¡una maravilla! Tienen cualquier variedad de té de origen procedentes de todos los países productores más importantes, China, Taiwan, India, Sri Lanka, Japón, ya que gran parte de ellos los importan directamente de las plantaciones de cultivo, asegurando de esa forma la calidad. Me sorprendió gratamente la cantidad de Oolongs que ofrecen procedentes de Taiwán. Me considero una enamorada de esta variedad tan exquisita. Por supuesto, me llevé uno.


Sans&Sans es una firma tan cuidadosa que, a pesar de tener su origen en el mundo de los cafés delicatessen, ha renunciado a mezclar ambos productos. Si quieres un Perú recién molido o un expresso de Kenia, debes cruzar la calle e introducirte en su tienda 'twin' pala los muy cafeteros: Cafés El Magnífico (desde 1919). En ese establecimiento también hacen unos tés fríos sencha con lima natural y azúcar moreno líquido que te dejan sin sentido.

Mi segunda parada fue en la tienda de la conocida y mediática catadora de tés argentina, Inés Bertón, Tealosophy en la calle Bonavista, 3, que abrió hace ya unos años en Barcelona la única tienda fuera de su país. La tienda es grande, con una luz tenue que invita verdaderamente al relax y deleite propio de lo que significa beber una taza de té. Está decorada con algunos elementos que te transportan a diferentes países y culturas del continente asiático. Las variedades son muchas, aunque con una oferta, a mi parecer, algo reducida de tés de origen o "puros", que como ya he comentado otras veces, son los que yo persigo y con los que se consigue entrenar el paladar. Aún así, la oferta de blends me pareció muy atractiva, puedes viajar con cada uno, a través de las especias, flores y frutas incorporadas a las bases de tés de Assam, o del Sencha Fukuyku, o incluso de una curiosa mezcla con base de Oolong. Me encantó su detalle de los dos amplios sofás y el entusiasmo que genera su encargada, pero eché de menos la posibilidad de hacer catas (no me ofrecieron ni un triste dedal de sus blends). Tampoco me gustó que vendan sus tés sin hacer uso de una balanza. Los calculan "por volumen", lo que siempre me induce a pensar que están sobrecargando los precios. Donde esté el peso exacto, que se quite el cobrar a bulto...

Dos verdaderos "rinconcitos" barceloneses o universos para los amantes del té y para cualquiera que quiera poner a prueba su paladar. Yo, sin duda, lo haré con el mío y así os podré seguir contando... Voy a poner en marcha el infusor. Toca té frío...

Os dejo los enlaces a las dos tiendas a las que hago referencia:

www.tealosophy.com 

www.sansisans-finetea.com

Se ha producido un error en este gadget.